Como evitar un catarro de forma eficaz

Todos pensamos que los catarros o también llamados resfriados vienen de la mano de los cambios de temperaturas o del frio, y nada más lejos de la realidad. Un catarro es una infección provocada por una serie de virus, que se contagia con el contacto entre personas de persona. Existen alrededor de 100 tipos de virus diferentes pero el más común es el de la gripe.

Los síntomas de un catarro son muy molestos: Dolor de huesos, fiebre (aunque en los catarros no suele ser muy alta), dolor de cabeza, congestión nasal, tos, estornudos, en definitiva, malestar general.

¿Qué hacer para prevenir un catarro?

Existen unas pautas de higiene que evitan que cojamos un resfriado, así que toma nota:

  1. Lavarse las manos: Según los médicos lo más importante para no contagiarse es lavarse bien las manos. Al estornudar o sonarnos la nariz, las manos entran en contacto con los virus, por eso es necesario una buena limpieza con agua y jabón, frotando entre los dedos y en el interior de las uñas.
  2. Hacer ejercicio: Solo necesitas practicar media hora de ejercicio al día. Eliminarás las toxinas y los gérmenes de tu cuerpo, además de estar más fuerte.
  3. Evitar el estrés: Cuando una persona está estresada, su sistema inmunológico se debilita lo que provoca que sea más fácil coger un catarro.
  4. No estornudar ni toser en las manos: Lo primero que solemos hacer cuando estornudamos o vamos a toser, es ponernos la mano delante. No nos paramos a pensar que al hacerlo estamos propagando nuestros virus a cualquier persona que esté cerca de nosotros. Lo mejor es utilizar un pañuelo de papel y tirarlo inmediatamente a la basura.
  5. Intenta dormir bien: El descanso lo es todo. Si has dormido bien, tu cuerpo se siente fuerte al igual que tu sistema inmunológico, por lo que tus defensas estarán al 100% y tendrás menos probabilidades de coger un catarro.
  6. Prohibido fumar ni beber:  Es conocido por todos que fumar perjudica seriamente los pulmones y dificulta la respiración y el alcohol ataca nuestro organismo, deshidratando nuestro cuerpo y favoreciendo las infecciones.
  7. Desinfecta las habitaciones: Los espacios cerrados son los lugares donde es más probable coger un catarro, así que abre las ventanas cuando te levantes para ventilar la casa.
  8. Una buena alimentación: Dentro del conjunto de los alimentos saludables, comer ajo y yogur te ayudará a proteger tu sistema inmunológico. El ajo tiene componentes como la alicina que actúa contra algunos virus y bacterias además de ser antioxidante. Y el yogur es un excelente probiótico que estimula las células del organismo responsables de la defensa de nuestro cuerpo.

Otros alimentos que deberías incluir en tu dieta para evitar el catarro son: la miel, el kiwi, el pescado azul, los frutos secos y el huevo.

Ahora ya sabes cómo prevenir un catarro, en tus manos esta no cogerlo. Y si hemos llegado demasiado tarde y te has resfriado, acude a tu médico de cabecera, en unos días estarás como nuevo.

Como debes curar un tatuaje infectado

Hoy en día encontrar una persona que no lleve un tatuaje es muy poco habitual, los motivos para tatuarse son muchos: situaciones personales vividas, recuerdos que no se quieren olvidar o simplemente alguna representación que les gusta y la quieren llevar tatuada.

No obstante,  debemos tener en cuenta que un tatuaje no deja de ser una herida en la piel y que como tal conlleva unos cuidados para que evitemos que pueda llegar a infectarse.

Síntomas que nos alertan de que el tatuaje se ha infectado

Hay muchos síntomas que te pueden ayudar a saber si el tatuaje se ha podido infectar o no. Aquí tienes una pequeña lista de los más comunes:

  • En primer lugar te dolerá la zona tatuada, sólo con la simple rozadura de la ropa (si está en un lugar no visible) o con el roce de los dedos al lavártelo.
  • El área tatuada presentará una leve hinchazón de la piel. Al principio es normal porque te han hecho una herida, pero no debe durar mucho.
  • El enrojecimiento alrededor de la zona tatuada es uno de los primeros avisos de que algo no va como debería de ir.
  • Notaras como unos pequeños pinchazos por toda la superficie del tatuaje
  • Si la infección está un poco más avanzada tendrás pus, un poco de fiebre y malestar en general.
  • Cuando te acabas de hacer un tatuaje es normal que sientas como unos escalofríos por todo el cuerpo, pero debes controlarlo porque en algunos casos pueden llegar a tener unas décimas de fiebre y eso significará que no va bien.

Pasos a seguir cuando el tatuaje esta infectado

Si estás seguro de que el tatuaje está infectado, deberás seguir unos pasos que a continuación vamos a decirte para que no vaya a más y poder lucirlo en pocos días.

  • Visita a tu médico de cabecera, te recetará una crema tópica para bajar la inflamación.
  • Intenta tener siempre la zona limpia, lávala con un antiséptico y sécala rápidamente. Utiliza gasas esterilizadas o una toalla que sea de tú uso personal.
  • La herida tiene que estar siempre seca, ya que el agua retrasa la cura.
  • No tapes el tatuaje, intenta tenerlo al aire durante el tiempo que te sea posible para evitar que empeore o que pueda llegar a pudrirse.
  • Aunque veas que va mejorando y que no tienes casi dolor no detengas el tratamiento porque puede volver a infectarse.

Con una buena higiene y siguiendo las pautas que tu médico de cabecera te dé, podrás comprobar cómo la herida va cicatrizando poco a poco.

Al principio la capa superficial del tatuaje se recubrirá de una costra (no te asustes, es lo normal) que con el paso de los días irá cayendo. En unas semanas tu tatuaje estará totalmente curado y listo para enseñar.

Un tatuaje es algo muy serio que no debes tomarte a la ligera, ya que es para toda la vida. Pero si eres de los que disfruta con ellos, ten en cuenta quien te lo hará, dónde y si después de hacerlo notas cualquier síntoma acudir rápidamente a un médico.

Todo lo que debes saber sobre la picadura de insectos en niños

La naturaleza es un universo de estímulos para los pequeños, en ella sienten una profundad libertad, libertad para moverse, para observar y descubrir pequeños procesos que revitalizan sus emociones. Perseguir mariposas, atrapar bichitos de luz y convertirse en pequeños Indianas Jones en busca de aventuras son algunas de las experiencias que los fortalecen y los enriquecen. Es importante que disfruten de esta experiencia, aunque nunca están exentos de las picaduras de insectos como mosquitos, chinches, pulgas, chinches, avispas, abejas, tábanos, mosquitos y hormigas. Aunque las picaduras son dolorosas, la mayoría de las veces no son peligrosas y el dolor va desapareciendo gradualmente. Pero siempre hay que prestar atención en el caso de las reacciones alérgica o un posible caso de infección.

Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre las picaduras de insectos en los niños.

Síntomas de las picaduras de insectos

Por lo general, una picadura de insecto produce una reacción local rápida, con signos de inflamación como calor, hinchazón, picazón y dolor. De vez en cuando, a medida que pasa el tiempo, hay signos de reacciones tardías que incluyen fiebre, ganglios linfáticos agrandados, dolores en las articulaciones, o una erupción como urticaria.

La aparición de alguno de estos síntomas varían de acuerdo a cada niño y depende de varios factores como la ubicación de la picadura, si se han inyectado toxinas o irritantes, y cuánto y cómo reaccionan en el niño. Algunos pequeños no tienen casi ninguna reacción; otros, por lo contrario pueden experimentar hinchazón. Un pequeño porcentaje de los niños, por lo general los que tienen una historia conocida de alergias, pueden desarrollar graves reacciones anafilácticas a las picaduras de insectos como hinchazón de la cara, labios, lengua y garganta, dificultades respiratorias severas, e insuficiencia circulatoria

Cómo prevenir las picaduras de insectos

Es casi imposible evitar que un niño pueda ser picado mientras disfruta de sus juegos al aire libre, sin embargo hay algunas prevenciones que podemos tomar para reducir los riesgos:

  • Evita las zonas donde hay nidos de avispas, colmenas y botes de basura con restos de comida que atraen a los insectos como así también los humedales donde los mosquitos son abundantes.
  • No permitas que tu niño vaya descalzo sobre la hierba.
  • Siempre es conveniente colocarles a los pequeños un sombrero..
  • Revisa las pantallas en las ventanas y puertas; si encuentras algún agujero, repáralo, esto evitará que insectos no deseados ingresen en tu hogar..
  • Usa un mosquitero si tu niño duerme al aire libre.
  • Aplica repelente de mosquitos, siempre bajo supervisión de tu pediatra. Los repelentes que contienen DEET son los más eficaces, y los productos con menos de 10 % de DEET se consideran seguros para niños mayores de seis meses de edad .

Qué hacer si el niño ha sido picado por un insecto

  1. Mueve al niño a un lugar seguro para evitar más picaduras.
  2. Observa la herida, si el aguijón aún está allí, trata de sacarlo con unas pinzas.
  3. Lava la zona infectada con agua y jabón o con un desinfectante tópico.
  4. Aplica una compresa de hielo para aliviar el dolor y reducir la hinchazón, sin frotar o masajear la zona.
  5. Si tu pequeño fue picado en la boca, dale un vaso de agua fría para beber.
  6. Si persiste el dolor o la picazón, aplica una crema de hidrocortisona  una  o dos veces al día durante unos días.
  7. Si las molestias persisten, consulta con tu pediatra para poder suministrarle antihistamínicos .

Cuándo consultar con el médico en el caso de una picadura

Pobres de las madres y de los niños si ante cada picadura de insecto saliéramos corriendo a la sala de emergencias. Sin embargo, hay casos donde deberemos poner especial atención:

  • Controla a la evolución de la picadura de abeja o avispa si ésta se encuentra en la boca o cuello.
  • Si tu pequeño muestra una reacción anafiláctica, que por lo general comienza dentro de los veinte minutos después de la picadura, y que se presenta con hinchazón de la cara, labios o lengua, dificultad para tragar o respirar, tos y urticaria.
  • Si el niño fue atacado por un enjambre de abejas o avispas.
  • Si tu pequeño presenta una infección que se produce normalmente alrededor de 24 a 48 horas después de la picadura y se caracteriza por un aumento del dolor, sensibilidad, hinchazón y enrojecimiento en el sitio de la picadura, junto con fiebre y fatiga general o letargo.

La naturaleza ofrece a los pequeños una experiencia sensorial única, es un mundo de descubrimiento y exploración donde pueden sentir, ver, tocar, oler y oir, adquiriendo de esta manera nuevas experiencias. Y los insectos forman parte de este mundo. Todo lo que podemos hacer es tomar algunas precauciones para evitarles las incómodas picaduras de insectos y que disfruten de correr mariposas y descubrir el vuelo presuroso de los maravillosos colibríes.

Enfermedades producidas por la picadura de gusanos

Uno de los casos que poco suele presentarse pero que puede llegar a ser un verdadero peligro se trata de la picadura de gusanos, pero no se trata de cualquier tipo de gusanos sino de aquellos conocidos como “orugas peluche” un tipo de gusano que al contacto con la piel puede ocasionar ciertos síntomas molestos que deben atenderse con un especialista con la mayor rapidez posible.

Al hablar de la oruga peluche, nos estamos refiriendo a una especie de gusano realmente tóxico el cual se caracteriza por poseer un pelaje que aparenta suavidad pero que en su interior oculta espinas que resultan venenosas en caso de que tengan contacto con la piel.

En ocasiones suele suceder que por curiosidad se toquen este tipo de gusanos sin tener conocimiento del nivel de toxicidad que pueden producir en la piel, incluso sin importar de roces suaves.

Síntomas de la picadura de orugas peluche

Los niños suelen ser los más afectados con respecto a este tema, quizá por la curiosidad propia de estos que suelen buscar tener contacto con este tipo de insectos. Las orugas peluche al rozar la piel ocasionan de inmediato una reacción de irritación y posteriormente un dolor que puede alcanzar alta intensidad.

Las orugas peluche pueden producir en contacto con la piel desde dolor en el área que han picado, hasta vómitos, aparición de ronchas y mucho escozor. Si alguno de los pelos que posee este gusano tiene contacto con los ojos, la persona podría sufrir de una conjuntivitis aguda.

La picadura de este gusano incluso puede llegar a ocasionar problemas de respiración o asfixias, incluso la muerte.

Qué hacer

Si lo ha picado una oruga peluche se recomienda no moverse demasiado pues el veneno puede distribuirse, lo mejor será retirar el gusano con ayuda de pinzas sin tener contacto directo con ella y acudir al médico lo antes posible.