La importancia de acudir al médico en caso de una picadura de araña

Las arañas son criaturas muy temidas y respetadas por los seres humanos en general. Si bien es cierto que todas las arañas (excepto la familia Uloboridae) son venenosas porque es gracias a su veneno que paralizan a sus presas, la gran mayoría de las picaduras de arañas son inofensivas, aunque muy molestas.

Adicionalmente, las arañas, al ser unas de las principales depredadoras de insectos en el mundo, juegan un papel importantísimo en el balance del ecosistema y en el control de muchas plagas e insectos.

Por otra parte, se han reconocido más de 45000 tipos diferentes de arañas, agrupadas en unas 110 familias. Solo muy pocos de esos grupos son realmente mortíferos para el ser humano. Las arañas más peligrosas para los seres humanos son las australianas con unos 35 tipos reconocidos.

Asimismo, los grupos de arañas viudas negras y arañas pardas, son quienes producen la mayor cantidad de casos de envenenamiento por ser especies más comunes, pero su veneno no es tan potente como el de las arañas australianas. Además, hay otro género de arañas sudamericanas, comúnmente llamadas arañas del banano, que producen envenenamientos, pero los casos con finales fatales son poco frecuentes.

Algunos consejos para tratar la picadura de arañas

Lo primero que se debe hacer es tratar de identificar el tipo de araña, si se puede atrapar con el máximo cuidado posible, es mucho mejor. Esto es ideal para saber a qué tipo de veneno se enfrenta el médico y qué tipo de tratamiento es recomendable, incluso para determinar rápidamente si es necesario aplicar suero antiofídico.

Si no se logra identificar la araña, también es recomendable prestar mucha atención a los efectos secundarios mucho más preocupantes como los escalofríos, calambres musculares especialmente dolorosos, una elevada presión arterial, dolor de cabeza agudo, sudoración abundante (en especial en la zona afectada) y náuseas.

Si la araña no es altamente venenosa, la reacción a la picadura debería ser un poco similar a la de la picadura de una abeja o de una avispa, es decir, los síntomas deberían ser locales y no pasar de enrojecimiento, hinchazón y dolor en la zona afectada.

La zona donde se produjo la picada debe ser bien lavada con agua y jabón para evitar infecciones de bacterias que puedan complicar una picada en realidad inofensiva.

Para disminuir la hinchazón y el ardor producido por estas picaduras, es recomendable colocar hielo o compresas frías sobre el área afectada. Además, es recomendable elevar la zona de la picadura de araña y dejarla inmóvil para evitar una posible expansión del veneno, en caso de no saber de cuál araña se trataba.

Si el dolor es muy agudo en la zona de la picadura, es posible tomar medicamentos de venta libre para aliviarlo como el Ibuprofeno. Adicional a eso, también es recomendable algún medicamento para combatir las alergias o enfermedades en caso de que la hinchazón sea muy severa.

En caso de que los síntomas se agraven, lo mejor es acudir a un especialista que pueda determinar cuál es la mejor forma de combatir la reacción al veneno de la araña.

Por otro lado, si se sabe que la picadura fue hecha por una araña altamente venenosa y/o los síntomas parecen serios, lo mejor es colocar un vendaje en el lugar donde se produjo la picadura, de tratar se una extremidad, de forma que quede apretada, pero sin cortar la circulación sanguínea. Así evitamos que el veneno se propague muy rápido. Por el contrario, si la zona donde se produjo la picada no fue en una extremidad, lo más recomendable es dejar la picadura cubierta con un paño frío hasta que la persona logre recibir atención médica especializada.

Leave a Reply